Entrenamiento

Un Test para Evaluar el Impacto Físico sobre el Rendimiento Técnico en el Fútbol

 Está bien establecido que los jugadores de fútbol durante un partido realizan ejercicio intermitente con cambios en la actividad cada 3-5 segundos, y que el fútbol es físicamente exigente debido a múltiples breves acciones intensas que involucran saltos, giros, tackles, carreras de alta velocidad, y sprints (2,4,19).  

Los registros de la frecuencia cardíaca y las recolecciones de muestras de sangre y de músculo han demostrado que la carga aeróbica es alta a lo largo de un partido de fútbol y que el recambio de energía anaeróbica es grande durante los períodos del partido (4,9,12,13,20,22,24). También se ha observado que los jugadores experimentan fatiga tanto hacia el final de un partido como temporalmente durante un partido (13,21). El fútbol de alto nivel se caracteriza por una cantidad significativa de ejercicio de alta intensidad realizado durante un partido. Así, jugadores de un nivel de élite internacional ha sido demostrado que realizan un 25% más de carrera de alta intensidad y un 35% más de sprint durante los partidos competitivos, que los jugadores profesionales en una élite de nivel moderado (20). Sin embargo, es incierto hasta qué punto el ejercicio intenso afecta las habilidades técnicas de un jugador.

Se han usado varios tests físicos para evaluar niveles del fitness de jugadores de fútbol a diferentes edades, posiciones de juego y niveles (3,5,6,8,13,14,16,17,23,24). Sin embargo, ningún test se ha desarrollado para evaluar el efecto de las intensas actividades del fútbol sobre el rendimiento técnico en este deporte. Para ser válido para el fútbol, el patrón de ejercicio durante el test tiene que parecerse a las actividades durante un partido y las demandas físicas deben ser similares a aquellas que ocurren durante los intensos períodos de un partido de fútbol.

Con este fin, podemos citar un artículo de Jens Bangsbo (A Test to Evaluate the Physical Impact on Technical Performance in Soccer; Journal of Strength and Conditioning Research: Volume 22(1)January 2008pp 283-292), donde el objetivo de dicho estudio fue desarrollar y examinar un test para evaluar el efecto de las intensas actividades del fútbol sobre el rendimiento técnico de jugadores de fútbol.

Para lo cual, realizaron lo siguiente:

Método experimental para el problema

Para evaluar la influencia de las intensas actividades del fútbol en el rendimiento técnico, un test físico y técnico (PT-test, physical-technical Test) fue desarrollado. Para hacer esto, varios procedimientos se llevaron a cabo. Veintidós partidos de fútbol internacionales (Euro2004) se analizaron por medio de una hoja de anotación de mano. Un método similar se ha aplicado al fútbol para descubrir la incidencia y la ubicación de la carrera curvilínea durante los partidos (7). En el presente estudio el objetivo fue poder determinar los patrones de carrera y las acciones técnicas realizadas durante el juego del fútbol de alto nivel, y después de esto incorporar los resultados en el PT-test para simular las actividades y los patrones de actividad observados en el fútbol. Así, los patrones de carrera y los rendimientos técnicos de los 22 jugadores (7 defensores, 8 mediocampistas, y 7 atacantes) de 5 países del TOP 20 de la FIFA (Dinamarca, Inglaterra, Países Bajos, Portugal, y República Checa) fueron estudiados. Para poder distinguir los cambios en las actividades y las acciones técnicas durante el análisis subsecuente, un código de color preestablecido fue usado (Figura 1). Para ser seleccionada para el análisis, una situación del partido tenía que durar más de 5 segundos, y tenía que ser técnicamente exigente, como driblear o dar un pase largo; así como también físicamente exigente, como correr a toda velocidad (sprint) o presionar antes de conseguir la pelota. Todos los partidos fueron analizados por los mismos 2 observadores experimentados, y en total, se encontraron 195 situaciones de partido con los criterios de inclusión. De la comparación subsecuente de las situaciones del partido seleccionadas, un rango de discretos patrones de juego intenso se identificó y se generalizó. Estos patrones fueron combinados e incluidos finalmente en el PT-test para simular un intenso período durante un partido de fútbol.

Figura 1. Quince minutos de análisis de anotación manual de un jugador previo a y en contacto con la pelota durante un partido de fútbol. Las líneas y flechas indican la ubicación y dirección de la acción realizada. Los colores diferentes (no mostrados aquí) indican las categorías diferentes de actividad, para ser distinguidas durante el análisis subsecuente. Los números indican el tiempo de la incidencia según el reloj del partido, y los números en paréntesis indican la duración (segundos) de la actividad.

 

También, un grupo de sujetos llevó a cabo una edición preliminar del PT-test. El propósito de este procedimiento fue determinar una intensidad de trabajo absoluta en la que los elementos físicos y técnicos contuvieran en el modelo del test que podría ejecutarse y podría reproducirse de una manera fiable. Durante este pre-test, los sujetos (n = 13) fueron llamados a ejecutar 10 repeticiones del curso del test y correr a la velocidad más alta posible en las partes de sprint del test. El tiempo para los sprints era registrado por sensores de luz infrarrojos con una precisión de 0.01 segundo (Time It, Eleiko Sport, Halmstad, Suecia). Los resultados se presentan en la Figura 2 que muestra que los tiempos de carrera se volvieron gradualmente más lentos, indicando que los sujetos se fatigaron progresivamente. Para el PT-test, la velocidad de carrera para los sprints fue puesta al 95% del tiempo promedio de carrera obtenido durante los pre-tests que fueron controlados por los beeps de audio de un CD.

Figura 2. Tiempos de sprints durante el test preliminar. Los símbolos abiertos muestran el tiempo de sprint desde la línea de la salida hasta la zona de pase (adelante), y los símbolos rellenos muestran el tiempo de sprint desde la zona de pase hasta la línea de llegada (atrás).

# significativamente diferente entre adelante y atrás.

* significativamente diferente del primer sprint.

 

Sujetos

Veintiún jugadores de fútbol varones sanos participaron como sujetos en este estudio. Un grupo (n = 14) consistió en jugadores jóvenes de élite (YE) con una edad de 18.4 (rango: 16.1-20.0) años, altura de 180.0 (165-190) cm, y masa corporal de 75.0 (63-90) kg. Ellos tenían 5.5 (4-6) sesiones de entrenamiento y jugaban 1-2 partidos por semana en el período estudiado. El otro grupo (n = 7) eran jugadores sub-élite (SE) que tomaron parte en un experimento invasivo para determinar la respuesta fisiológica del test. Ellos tenían una promedio de edad, altura y peso de 26.4 (rango: 22.2-33.2) años, 180.9 (174-189) cm, y 77.1 (68.2-92.4) kg, respectivamente. Ellos tenían 2.8 (1-4) sesiones de entrenamiento y jugaron 1-2 partidos por semana en el período estudiado. Todos los sujetos estaban informados de cualquier riesgo y molestias asociadas con el experimento antes de dar su consientimiento escrito para participar. En los casos donde los sujetos tenían menos de 18 años, un consentimiento informado escrito fue obtenido de sus padres. Durante el estudio algunos jugadores experimentaron lesiones y no pudieron realizar todos los tests.

Evaluación técnica específica de fútbol

El PT-test consiste de carrera de alta intensidad y acciones de dribleo alternadas por una recuperación activa con movimientos de intensidad baja-a-moderada observados durante los partidos de fútbol (19). Además, los sujetos realizan 10 pases largos en el aire. La calidad del pase se evalúa por medio de una zona de meta que consiste en 3 cuadrados rectangules de 18 m2 (6 m x 3 m), 32 m2 (8 m X 4 m), y 50 m2 (10 m X 5 m) con un líder del test (TL) posicionado en el medio (Figura 3A). La esquina (córner) derecha superior de la zona de meta se pone 30 m fuera de la línea de partida. El TL puede moverse en el intento de tomar la pelota dentro de la zona de meta, pero no se permite saltar para agarrar la pelota. Si la pelota se pasa en el aire al TL, los puntos son determinados según la precisión del pase (3, 2, ó 1 punto/s, respectivamente). Si la pelota rebota en el suelo dentro de uno de los cuadrados, un punto menos es contabilizado. Si la pelota rebota fuera de la zona de meta, ningún punto es considerado.

El curso del PT-test para un jugador de pie derecho se presenta en la Figura 3A. El jugador empieza en la línea de salida/llegada y al principio tiene que completar la parte intensa del PT-test. Esto consiste de: i) 20 m de carrera de alta intensidad (completados en 3.42 segundos ~ la velocidad de 21 km/h). ii) Dribleo y pase largo hecho de la siguiente manera. Entrando en la zona de pase largo de 36 m2, el jugador disminuye la velocidad y realiza un giro en el medio del campo y corre hacia la salida de una sucesión de dribleo (2 X 5 m, marcados por conos). Con control de la pelota, el jugador tiene que driblear la pelota hasta el final de la sucesión del dribleo y volver (un total de 10 m) con un máximo de 5 toques (2 toques usados para driblar en cada dirección y 1 toque usado para un giro de dirección al final de la secuencia del dribleo). Después de esto, el jugador tiene sólo 1 toque para poner la pelota antes de realizar el pase largo hacia la zona de la meta. El jugador entonces retrocede hacia el medio del campo. Esta parte tiene que ser ejecutada en 15.2 segundos, con la pelota siendo pasada hacia la zona de objetivo en no más de 9 segundos después de entrar en la zona de pase. iii) Finalmente, la parte intensa del test es finalizada con 20 m de carrera de alta intensidad volviendo hacia la línea de partida (3.56 segundos ~ 20.2 km/h). El jugador disminuye la velocidad (6 m) y está listo para ejecutar una secuencia de recuperación activa de no más de 5 segundos después de pasar la línea de salida/llegada. La recuperación activa consiste en caminar unos 10 m (6 segundos ~ 6 km/h), seguidos por un corto recorrido de dribleo (2 X 6 m) a baja velocidad (5.4 segundos ~ 8 km/h). El recorrido del dribleo se ejecuta con un máximo de 5 toques, incluyendo el giro con la pelota, y se termina cuando el jugador pone la pelota al comienzo del recorrido del dribleo. Esto es seguido por 7.5 m (2.7 segundos ~ 10 km/h) de carrera hacia atrás, corriendo a una intensidad moderada durante 10 m (15 km/h ~ 3.6 segundos), 2 X 2.5 m de carrera lateral (6 km/h ~ 3 segundos), y finalmente trotando 6, 7 m (8 km/h ~ 3 segundos). Al final del recorrido de recuperación, el jugador gira 180 grados y prosigue hacia la línea de salida repitiendo de vuelta todos los movimientos descritos de la recuperación. Finalmente, el jugador descansa durante 10 segundos antes de comenzar una nueva repetición. El PT-test consiste en 10 repeticiones. A los sujetos se les permiten al menos 5 pre-intentos para el ajuste al procedimiento del PT-test. En la Tabla 1, se resumen y se comparan los diferentes movimientos del PT-test al análisis de partidos de fútbol de alto nivel.

El resultado del PT-test es definido como la suma de los puntos técnicos obtenidos durante el test (un máximo de 30 puntos). Como cada PT-test se ha realizado a la misma intensidad de trabajo absoluta, las alteraciones en los rendimientos del test, como después de un período de entrenamiento físico, proveerá información sobre los cambios en la capacidad para ejecutar acciones técnicas mientras se atraviesa por un intenso patrón de actividad que simula el perfil de trabajo del fútbol. Para que el PT-test exprese específicamente el efecto del trabajo físico sobre el rendimiento técnico, el resultado del test puede compararse al resultado en un test de control (CON-Test) que consiste en 10 pases largos hacia la zona de gol realizados a un régimen de carga física baja. En particular, el jugador driblea (máximo 11 m y 3 toques) en la zona de pase antes de direccionar un pase a la zona-gol (Figura 3B). Los jugadores tienen que empezar un nuevo intento cada 30 segundos. Los jugadores se permiten al menos 5 pre-intentos. Los puntos son determinados como en el PT-test (un número máximo de 30 puntos es posible). Luego, el resultado del test puede expresarse como la proporción (relación) entre la marca total en el PT-test y el CON-test (resultado relativo del PT-test).

Figura 3. El curso del PT-test (A). Las flechas muestran la dirección del movimiento a través del recorrido. La línea punteada muestra la dirección del pase (jugador pie-derecho) para ser evaluado para la precisión (dado por valores 1-3). Los números entre paréntesis corresponden a los detalles explicados para el curso del PT-test (ver, texto). El curso del CON-test (B). Las flechas (rellenas) muestran la dirección del movimiento a través del curso del CON-test. La flecha (punteada) muestra la dirección del pase (jugador pie derecho) para ser evaluado para la precisión (dado por la escala de valores 1-3). Cada flecha representa un único toque de la pelota.

 

Tabla 1. Comparación de diferentes actividades durante el PT-test y un partido de fútbol.

 

 

Procedimientos

Reproductibilidad del PTtest- y del CON-test

Dentro de 1 semana del primer día de test, los jugadores YE repitieron el PT-test y el CON-test para evaluar la reproductibilidad de ambos tests.

Evaluación de la Respuesta Fisiológica al PT-test

Los jugadores SE tomaron parte en la evaluación de la respuesta fisiológica al PT-test. Después de 15 min de reposo en posición supina, los sujetos tenían un monitor de FC Polar Vantage NV (Polar Electro Oy, Kempele, Finlandia) puesto alrededor del pecho para los registros contínuos de la frecuencia cardíaca a lo largo del test. Un catéter (18G, 32 mm) fue puesto en una vena antecubital. Para la preparación para la obtención de las biopsias de aguja en el músculo vasto externo, una incisión fue hecha a través de la piel y de la fascia del músculo con anestesia local (20 mg L-1 de lidocaína sin adrenalina). Las incisiones se cubrieron por tiras de ayuda de banda estériles y una venda sobre el muslo. Una muestra de sangre de reposo se obtuvo aproximadamente 5 minutos antes del período de la entrada en calor. La entrada en calor consistió de trote y gimnasia a intensidades bajas durante 10 minutos seguidos por 3 repeticiones del curso de PT-test como una familiarización con los patrones de la carrera del test. Como consecuencia, los jugadores descansaron durante 5 minutos y una biopsia muscular fue recogida antes de que ellos realizaran el PT-test. Se tomaron muestras de sangre inmediatamente antes del test y en los períodos 3, 6, 9, 12, y 13.5 minutos de recuperación de 10 segundos en el test. Una muestra de sangre también fue obtenida a los 2 y 4 minutos después del test. Otra biopsia muscular se obtuvo al final del test.

Para determinar la pérdida de sudor durante el test, los sujetos se pesaron llevando pantalones cortos secos antes del test, e inmediatamente después del test usando una balanza digital (OHAUS 1-420, Pine Brook, NJ, EE.UU.). Los sujetos fueron permitidos beber agua libremente durante el test y la ingesta de agua fue registrada.

Otros Procedimientos del Test de Rendimiento

En el plazo de 1 semana del PT-test, los sujetos (n = 19; 13 jugadores de YE y 6 jugadores de SE) realizaron el Yo-Yo Test IR2. Brevemente, el Yo-Yo Test IR2 consiste en carreras repetidas de 2 x 20 metros a una velocidad progresivamente mayor controlada por las señales auditivas de un grabador de cinta (16). Entre cada turno de carrera, los participantes tienen un período de 10 segundos de descanso. Cuando ellos dos veces no alcanzaban la línea final a tiempo, la distancia cubierta es registrada y representa el resultado del test. El test fue realizado en los carriles de la carrera (marcadas por conos) que miden 2 m de ancho y 20 m de largo. Los jugadores tenían una banda de frecuencia cardíaca puesta alrededor del pecho y un monitor Polar Vantage NV (Polar Electro Oy, Kempele, Finlandia) alrededor de la muñeca para los registros continuos de la frecuencia cardíaca a lo largo del test.

Dentro de la misma semana, los jugadores del grupo SE realizaron un test incremental de carrera en cinta ergométrica hasta al agotamiento para la determinación del consumo máximo de oxígeno (VO2máx) y la frecuencia cardíaca máxima (FCmáx). Después de 15 minutos de descanso en posición supina, los jugadores tenían una banda de frecuencia cardíaca puesta alrededor del pecho y un monitor Polar Vantage NV (Polar Electro Oy, Kempele, Finlandia) alrededor de la muñeca de la mano para los registros contínuos de la frecuencia cardíaca a lo largo del test. Los sujetos empezaban a una velocidad de carrera de 14 km/h durante 2 minutos, seguidos por 30 segundos a 16 km/h, y con aumentos continuos de 1km/h por escalón en la velocidad de carrera cada 30 segundos hasta el agotamiento. Durante los últimos minutos del test, el aire expirado fue recolectado en las bolsas de Douglas. El volumen de aire expirado fue después determinado usando un espirómetro de Tissot. Las bolsas de Douglas se analizaron para el contenido de oxígeno usando un analizador de oxígeno paramagnético (VacuMed, Model 17518A, Ventura, Calif.) y para el dióxido de carbono usando un analizador de dióxido de carbono infrarrojo (VacuMed, Model 17515A, Ventura, Calif.). Los analizadores se calibraron contra 2 gases con contenidos conocidos de oxígeno y dióxido de carbono, y el consumo de oxígeno fue calculado.

Todos los tests se realizaron con 48 horas de separación, y los sujetos se reportaron al laboratorio a primeras horas de la tarde. En la preparación para los tests, la ingesta de cafeína en el día del experimento así como el consumo de alcohol y la actividad física pesada el día antes del test fueron evitadas.

Analísis de Sangre

A los 10 segundos de la toma de muestra de 100 µL de sangre hemolisada estaba en un 100 Tritón de ÎL helado la solución tampón de X-4200, y se analizaron después para el lactato y la glucosa usando un analizador de lactato YSI 2300 (Yellow Spring Instruments, Yellow Springs, Ohio; 10). El reposo de la muestra era rápidamente (<30 segundos) centrifugada y el plasma era reunido y guardado a -20°C hasta el análisis subsecuente. El amoníaco del plasma fue espectrofotométricamente medido.

Análisis Muscular

El tejido muscular fue inmediatamente congelado en N2 líquido y guardado a -80 °C. La muestra congelada se pesó antes y después de deshidratarla por la congelación para determinar el contenido de agua. Después de deshidratarlas por congelación, las muestras musculares se disecaron libres de sangre, grasa, y tejido conectivo y aproximadamente ~1 mg tejido seco se extrajo en una solución de 0.6 M de ácido perclórico (PCA) y 1 mm EDTA, neutralizado a pH 7.0 con 2.2 M KHCO3 y guardado a -80 °C hasta ser analizada para la PC y el lactato por un ensayo flurométrico (19). Otros 1-2 mg de tejido muscular seco se extrajo en 1M de HCl e hidrolizado a 100°C durante 3 horas y el contenido de glucógeno fue determinado por el método de la hexokinasa (19).

Análisis Estadístico

Cualquier diferencia entre las velocidades de carrera durante los pre-test fue evaluada por análisis de variancia de 2 formas (ANOVA) con medidas repetidas. El rendimiento sumado (repetición 1 hasta 5 y 6 hasta 10) en el CON-test y en el PT-test, los cambios en los metabolitos musculares, los metabolitos sanguíneos y la frecuencia cardíaca durante el PT-test, fueron evaluados por el análisis de variación (ANOVA) de una forma con medidas repetidas. Cuando una interacción significativa era detectada, los datos eran analizados posteriormente por la aplicación de un post-hoc test Newman-Keuls. Los cambios en el rendimiento durante el CON-test y el PT-test y las diferencias en los rendimientos entre el CON-test y el PT-test, fueron comparados usando un test de binomio. Los jugadores de YE y de SE fueron comparados usando un t-test independiente.

Los coeficientes de correlación fueron determinados y evaluados para la significancia usando el test del producto-momento de Pearson. El coeficiente de variación (CV) fue utilizado como medida de reproductibilidad de test-retest y fue calculado como SD de la diferencia entre los resultados del test y del retest dividido por el resultado promedio del test y multiplicado por 100 (1). El nivel significativo fue puesto a P ≤ 0.05. Los valores se presentan como promedios ± SEM.

Los Resultados

Test-Retest de Rendimiento

Ninguna diferencia (P > 0.05, n = 13) se encontró en el rendimiento entre los 2 PT-tests (CV: 11.7%; Figura 4A) o entre los 2 CON-tests (16.0%; Figura 4B). Así, el resultado relativo del PT-test (resultados CON-test/resultados PT-test) también fue el mismo (0.67 ± 0.03 frente a 0.70 ± 0.01) con una diferencia intra-individual promediando el 4 ± 2% y el valor de CV del 10.6% (Figura 4C).

Figura 4. Test-retest del PT-test (r = 0.46, n = 13, P < 0.05) (UN), el CON-test (r = 0.58 n = 13, P < 0.05) (B), y el PT-test relativo (r = 0.44, n = 13, P <0.05) (C). El coeficiente de variación (CV) es determinado. Las líneas completas representan la línea de identidad (y = x).

 

Rendimiento de PT-test

Los jugadores YE rindieron mejor (P < 0.05) que los jugadores SE tanto en el PT-test (16.3 ± 0.8 vs 13.2 ± 1.3 puntos) como en el CON-test (24.4 ± 0.7 vs 20.5 ± 1.6 puntos). Ninguna diferencia entre los grupos fue observada para el resultado relativo del PT-test (0.63 ± 0.03 vs 0.64 ± 0.03).

El rendimiento técnico durante el PT-test tendió (P < 0.1) a disminuir desde un promedio de 1.9 ± 0.3 puntos en la primera repetición a uno de 1.6 ± 0.3 puntos en la última repetición, y el rendimiento sumado de las primeras 5 repeticiones fue más alto (P < 0.05) que para las últimas 5 repeticiones (8.4 ± 0.6 vs 6.9 ± 0.5). El rendimiento técnico durante el PT-test tendió (P < 0.1) a ser inferior comparado al CON-test en cada repetición, pero la diferencia en el rendimiento sólo fue significativa (P < 0.05) a la 7ma y 8va repeticiones. El rendimiento técnico sumado de las primeras 5 y de las últimas 5 repeticiones durante el PT-test fueron inferiores (P < 0.05) que en el CON-test (Figura 5). La diferencia en el rendimiento técnico entre el PT-test y el CON-test fue mayor (P < 0.05) durante las últimas 5 repeticiones comparadas a las primeras 5 repeticiones (20.5% ± 0.56% vs 42.9% ± 0.61%).

El Yo-Yo Test de Recuperación Intermitente (Yo-Yo Intermittent Recovery Test, Yo-Yo IR2 test)

Los jugadores SE (n = 6) cubrieron una distancia en el Yo-Yo IR2 test de 893 m (520-1240 m), que fue más corta (P <0.05) que el rendimiento de los jugadores YE (1023 m (760-1440 m); n = 13). Ninguna correlación (n = 18) entre el rendimiento del Yo-Yo IR2 test y el rendimiento del PT-test o el rendimiento relativo del PT-test fue encontrada.

El Consumo Máximo de Oxígeno

El O2máx de los jugadores SE fue de 61.4 (52.8-65.9) ml?min-1?kg-1. El O2máx no se correlacionó al rendimiento del PT-test ni al rendimiento relativo del PT-test.


Figura 5. Número de puntos obtenidos durante las primeras (1-5) y las últimas 5 (6-10) repeticiones en el CON-test (barras negras) y en el PT-test (panel superior), y la diferencia (%) en el rendimiento técnico durante las primeras (1-5) y las últimas cinco (6-10) repeticiones en el CON-test y en el PT-test (panel inferior).

# diferencia significativa entre el CON-test y el PT-test.

* diferencia significativa entre las primeras (1-5) y las últimas cinco (6-10) repeticiones.


 

Respuesta Fisiológica al PT-test

Frecuencia Cardíaca

Inmediatamente antes del PT-test, la frecuencia cardíaca era de 150 ± 7.8 lat?min-1 y aumentó (P < 0.05) a 170 ± 5 lat?min-1 después de la primera repetición, permaneciendo a este nivel a lo largo del test (Figura 6). La frecuencia cardíaca promedio durante el PT-test fue de 173 ± 4 lat?min-1, correspondiente al 90 ± 2% de la FCmáx [194 (189-205) lat?min-1] que fue más alta (P < 0.05) que durante el CON-test (137 ± 5 lat?min-1; 71 ± 3%). la frecuencia cardíaca Relativa (% de la FCmáx) durante el PT-test ni se correlacionó al rendimiento en el CON-test, ni al rendimiento del PT-test y el rendimiento del PT-test relativo.


Figura 6. Ejemplo del monitoreo de la frecuencia cardíaca de un jugador durante el CON-test y el PT-test. Las líneas punteadas indican la frecuencia cardíaca promedio.

 

 

Metabolitos Musculares

La CP muscular disminuyó (P < 0.05) de 79.2 ± 2.7 a 52.9 ± 6.6 mmol?kg-1 (peso seco) durante el test (Figura 7A). El lactato muscular era de 8.2 ± 1.2 mmol?kg-1 antes del test y fue superior (P < 0.05) al final del test (25.3 ± 5.9 mmol?kg-1) (Figura 7B). El glucógeno muscular disminuyó (P < 0.05) de 427 ± 29 a 354 ± 39 mmol?kg-1 durante el test (Figura 7C).

Figura 7. La CP muscular (A), lactato (B), y glucógeno (C) antes de (Pre-) y después del (Post-) PT-test. § Significativa (P < 0.05) diferencia entre pre- y post- valores.

 

Figura 8. El lactato sanguíneo (A), NH3 plamático (B), y glucosa sanguínea (C) antes de, durante, y después del PT-test. & Significativa (P < 0.05) diferencia del valor de reposo.

 

Variables Sanguíneas

El lactato sanguíneo estaba en reposo 1.0 ± 0.2 mmol?L-1 y en 3.6 ± 0.6 mmol?L-1 inmediatamente antes del test. Aumentó (P < 0.05) progresivamente durante el PT-test alcanzando 5.6 ± al final 0.7 mmol?L-1 (Figura 8A). El amoníaco plasmático estaba inmediatamente más alto antes del test que en reposo (40.6 ± 4.5 vs 26.4 ± 2.7 umol?L-1) y aumentó (P < 0.05) progresivamente durante el test a 76.4 ± 11.1 umol?L-1 (Figura 8B). La glucosa sanguínea estaba en reposo en 4.0 ± 0.1 mmol?L-1 (P < 0.05) y estuvo más alta inmediatamente antes del test (Figura 8C). Aumentó (P < 0.05) durante el PT-test estando a 6.2 ± 0.6 mmol?L-1 al final del test, y aún más a 6.6 ± 1.1 mmol?L-1 después de 4 minutos de recuperación. Ninguna de las variables sanguíneas se correlacionó con el rendimiento relativo del PT-test.

Pérdida Neta de Peso

La pérdida neta de peso de los jugadores SE fue de 0.8 kg ± 0.2 kg (rango: 0.2-1.7 kg). La pérdida neta de peso no se correlacionó a ninguna de las medidas del rendimiento.

La Discusión sobre los Resultados

El presente estudio demuestra que el rendimiento técnico se reducía en tanto el PT-test progresaba, y que el rendimiento de los últimos 5 puntapiés en el PT-test fue inferior comparado a los primeros 5 puntapiés. Es más, el rendimiento en el PT-test fue menor que para el CON-test. Estos resultados indican que el trabajo físico influyó en la capacidad de los jugadores para dar los puntapiés. También fue observado que el test tenía una buena reproductibilidad y que los jugadores de élite jóvenes, como se esperaba, tuvieron un rendimiento mejor en el PT-test que los jugadores de sub-élite. Es más, el patrón de actividad y las respuestas fisiológicas durante el test fueron similares a los que se han observado durante los intensos períodos de un partido de fútbol. Así, parece ser que el PT-test puede usarse para evaluar habilidades técnicas de un jugador de fútbol cuando es afectado por un ejercicio intenso previo relacionado al fútbol.

El objetivo de este estudio fue desarrollar el PT-test y examinar si puede usarse para evaluar la capacidad técnica de un jugador de fútbol bajo condiciones físicas similares a las encontradas durante un partido de fútbol. Primeramente, debe ser considerado si los requisitos del PT-test se parecían a las demandas que hay durante un partido de fútbol. Como se muestra en la Tabla 1, la distancia cubierta y el número de cambios en las actividades son similares a las observadas para jugadores de primer nivel. La cantidad de trabajo de baja y alta intensidad es inferior y superior, respectivamente, que el promedio durante un partido, pero fue seleccionado para representar los períodos más intensos en un partido donde la fatiga puede ocurrir (21). Que las demandas durante el test son similares a las requeridas durante partes de un partido de fútbol, es confirmado por la medición fisiológica. La frecuencia cardíaca promedio durante el test fue de 173 ± 4 lat?min-1 o al 90% de la FCmáx, lo que es similar a lo que se ha observado en varios partidos (4,9,11,15). Igualmente, los niveles de lactato del músculo y de sangre fueron de una magnitud observada durante el juego de un partido, indicando que el sistema glucolítico fue estimulado como el observado durante los períodos de un partido de fútbol (4,15). Los niveles de la glucosa sanguínea estaban alrededor de 6.5 mmol?l-1 al final del test. Estos niveles son similares a las observaciones durante la primera mitad de un partido de fútbol (4), y así, parece ser que las condiciones del test eran bastante similares a las encontradas durante las partes más intensas de un partido.

El CV para el test fue del 12%. Esto parece ser razonable para un test que incluye elementos técnicos del fútbol, que no pueden ser tan simples que los jugadores puedan realizarlos incluso cuando están fatigados. Una diferencia significativa en el rendimiento en el PT-test entre los jugadores de élite jóvenes y los jugadores de sub-élite fue observada. Esto indica que el test es sensible suficientemente para detectar una diferencia esperada en el rendimiento técnico de los dos grupos. Una diferencia en el rendimiento de Yo-Yo test también fue vista entre los dos grupos. Sin embargo, el rendimiento del Yo-Yo test de recuperación intermitente, que ha sido demostrado de estar relacionado estrechamente al rendimiento del ejercicio de alta intensidad durante un partido de fútbol (13), no se correlacionó con el rendimiento de PT-test, indicando que el resultado del PT-test no es solamente dependiente sobre el rendimiento físico del jugador. El rendimiento del PT-test fue diferente del rendimiento en el CON-test donde los jugadores no estaban afectados por el intenso trabajo previo. Estos resultados, junto con el análisis fisiológico del test que demuestra que las demandas del test se asemejan a las demandas del fútbol, indicando que el estrés físico durante un juego influencia el rendimiento técnico de los jugadores.


Figura 9. El resultado relativo del PT-test (resultado del PT-test/resultado del CON-test) para los jugadores YE y SE.

 

 

Al expresar el resultado del PT-test respecto al CON-test (resultado relativo del PT-test), es posible evaluar separadamente el efecto del trabajo físico sobre el rendimiento técnico. Una variación significativa se observó en ambos grupos, y ninguna diferencia se encontró entre los dos grupos (Figura 9), demostrando que los jugadores fueron diferentemente afectados por el trabajo físico. De esta manera, el test demuestra que los jugadores responden técnicamente diferentes a la misma carga física aunque ninguno de los jugadores mostró signos de fatiga (las velocidades se mantuvieron a lo largo del test). Al parecer, los tests pueden revelar el efecto del estrés físico en la habilidad técnica de un jugador.

En resumen, el PT-test examina la capacidad para realizar un elemento técnico repetidamente entremezclada por períodos de actividades de ejercicio de alta intensidad similares a los observados en el fútbol. El test tiene una reproductibilidad razonable y una buena sensibilidad. Por esto, el test puede evaluar la diferencia individual en el rendimiento físico y técnico de jugadores de fútbol. Además, el test puede usarse para evaluar el efecto de un programa de fitness o un programa de entrenamiento técnico sobre las habilidades técnicas de un jugador bajo situaciones de tensión física.

 

Implicaciones Prácticas

Antes de realizar el test, es aconsejable que los jugadores hagan un número significativo (>20) de puntapiés usados en el test. El PT-test en el presente estudio se realizó en césped artificial, que tiene la ventaja de que es fácil de controlar la superficie. Sin embargo, también puede realizarse sobre césped natural, pero para las comparaciones de los resultados de los tests deben tener la misma condición del test.

 

Referencias

1. Atkinson, G and Nevill, AM. Statistical methods for assessing measurement error (reliability) in variables relevant to sports medicine. Sports Med 26: 217-238, 1998.

 

 

invita
logo-pie

info@alejandrokohan.com

© Copyright 2011 - www.alejandrokohan.com - Todos los derechos reservados.

Trix Soluciones - Agencia Crossmedia